ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¡Atención! Por favor, no leer los mensajes del foro si eres religios@, dogmátic@ o tienes tabúes, puede ser peligroso para tu salud psíquica.

Comparte | 
 

 La Chlorella

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lícia



Cantidad de envíos : 712
Fecha de inscripción : 07/12/2008

MensajeTema: La Chlorella   Sáb 9 Mayo 2009 - 15:53

De: ESLOVAKIANA_LA_ATLANTE1 ( original) Enviado: 06/03/2008 13:

http://www.uva.org.ar/chlorella.html


La Chlorella



"La curación de heridas, la desintoxicación, el alivio de la constipación y del resfrío común, y hasta la estimulación del crecimiento, son algunas de las propiedades de la Chlorella, un alga unicelular de agua dulce, que han sido demostradas clínicamente. La Chlorella también es una excelente fuente de vitaminas, minerales y otros nutrientes, además de ser muy efectiva en el control de los malos olores del cuerpo, tanto internos como externos."



He aquí, a continuación, una guía completa de las múltiples formas en que este antiquísimo organismo unicelular nos puede beneficiar actualmente.

¿Qué es la Chlorella?

El abundante almacén de plantas y animales de la naturaleza nos ha provisto de una gran variedad de tesoros biológicos que sólo esperan ser convertidos en nutrientes y medicinas. Pero los hombres de ciencia apenas han rascado la superficie en sus esfuerzos por descubrir los ingredientes preservadores de la vida contenidos en la flora y la fauna terrestres. Por ejemplo, hay miles de plantas y animales que no han sido identificados aún en las regiones más remotas de las selvas tropicales del Amazonas, ni ha sido examinado su potencial para el bien.
Hasta hace poco el estudio de las plantas medicinales y de interés nutricional se hallaba en decadencia, puesto que las compañías farmacéuticas que habían trabajado con tanto empeño con el fin de aislar de ellas las vitaminas y otras sustancias, desde la década de 1920 hasta los años 50, volcaron sus energías en la producción sintética de estos elementos. La razón de hacerlo así era obvia: las sustancias sintéticas podían patentarse y producir enormes fortunas para las compañías. Actualmente, de los ocho mil millones de dólares anuales que se gastan en medicamentos recetados en los Estados Unidos de Norteamérica, sólo el 22% corresponde a productos derivados del reino vegetal.
Una de las plantas que han despertado interés entre los investigadores por sus posibilidades de contribuir al campo de la salud es la Chlorella. Se cree que esta alga unicelular de agua dulce es una de las formas de vida más primitiva. Tanto ella como otras especies de algas verdes son esenciales para la vida por su participación en el proceso de la fotosíntesis, ya que éste es responsable de extraer el bióxido de carbono -un gas venenoso- de la atmósfera y liberar las enormes cantidades de oxígeno que se requieren para el sostenimiento de la vida. (El oxígeno que respiramos y que provee la materia prima para la capa de ozono "sin la cual no sería posible la vida sobre la Tierra -de la Ferrière" viene principalmente de las algas. Por eso, su consumo, al multiplicarse, multiplica la siembra y mejora las condiciones de la atmósfera terrestre).
La Chlorella, de un tamaño aproximado al de un corpúsculo rojo de la sangre, fue descubierta en 1890 por M. W. Beijernick, un sabio holandés especialista en microbiología que la estudió examinando el agua de una laguna, valiéndose de un microscopio. Su fascinación por el color verde oscuro de la laguna lo llevó al descubrimiento de la Chlorella, alga rica en pigmentos verdes de clorofila. (La pequeña célula verde. Aunque de apariencia muy sencilla, cada célula de Chlorella es un individuo completo provisto de una estructura bien definida. Su núcleo de gran tamaño (N) está contenido dentro de la envoltura nuclear (EN), fuera de la cual se encuentran los cloroplastos (C) y mitocondrios (M)).
Su nombre se deriva de la voz griega chlorós, que significa "verde amarilloso", sumado a la terminación latina de diminutivo ella. Una planta (alga) de Chlorella tiene un diámetro de sólo 5 micrones, pero es una planta unicelular bien definida, con un núcleo y todo un complemento de sustancias nutritivas y promotores de salud.
Algunas especulaciones sugieren que la Chlorella podría ser el primer eslabón en la cadena alimentarla: como la primera planta unicelular provista de un núcleo definido dentro de su membrana celular. Si en realidad fuera la primera planta verde de la Tierra, las demás formas de vida no habrían podido evolucionar sin ella.
Algunos creen que durante la época más remota de la Tierra la atmósfera habría estado compuesta por gases letales, del tipo del amoníaco, el metano y el bióxido de carbono. Esta teoría sostiene que las plantas verdes, como la Chlorella, habrían desempeñado el papel de transformar ese medio letal en un ambiente capaz de sostener la vida de plantas y animales.
La Chlorella es una planta tan pequeña que no se la puede ver sin a ayuda de un microscopio: mide sólo 6 milésimas de milímetro a lo ancho. Sin embargo se reproduce con suma rapidez. Cada alga se puede subdividir en cuatro nuevas células cada 16 a 20 horas. A esa velocidad, se calcula que en sólo 63 días una sola célula sería capaz de generar suficiente Chlorella como para igualar el volumen de la tierra. Afortunadamente existen elementos naturales que limitan su proliferación. Para reproducirse necesita una gran cantidad de luz solar, y cuando la producción se vuelve excesiva para el espacio disponible, su capacidad reproductora disminuye automáticamente Gracias a su rápido índice de crecimiento y al espacio relativamente pequeño que necesita para desarrollarse, además de su abundante contenido nutricional, la Chlorella ofrece a los investigadores un gran potencial para el mejoramiento de la salud. Se ha demostrado su utilidad en:

*
El fortalecimiento del sistema inmunológico del ser humano.
*
La aceleración del proceso de curación de heridas, lesiones y úlceras.
*
La protección contra contaminantes tóxicos.
*
La normalización de los procesos digestivos y la función intestinal.
*
La estimulación del crecimiento y la reparación de los tejidos.
*
La retardación del proceso de envejecimiento.
*
La protección contra los efectos de la radiación.


UNA SUPER FUENTE DE PROTEINA

Dado que casi el 60% de la composición de la Chlorella es proteína, y en vista de que la puede producir 50 veces más eficientemente que otros cultivos, esta humilde alga bien podría servir como una valiosa fuente de proteína en los países en desarrollo y también en aquellas regiones del mundo donde el exceso de población está devastando la tierra disponible.
Gracias al reducido espacio que se necesita para cultivarla, la Chlorella produce alrededor de 98 toneladas por hectárea (40 toneladas por acre). Esa misma hectárea rinde únicamente una tonelada y media de fríjol de soya por año, y este cultivo sólo contiene 39% de proteína. Otros granos comestibles más populares, como el trigo (10% de proteína) y el arroz (7%), producen correspondientemente menos proteína por hectárea.
La Chlorella contiene los ocho aminoácidos esenciales, los constituyentes de la proteína. Su contenido de aminoácido se compara favorablemente con el de los productos animales, excepto por su contenido de metionina, que es levemente inferior.
Además, contiene cantidades impresionantes de vitamina C, betacaroteno (provitamina A), vitaminas BI, B2, B6, B12, niacina, ácido pantoténico, ácido fólico, biotina, colina, inositol, ácido paraaminobenzoico, vitaminas E y K. Su composición mineral incluye fósforo, potasio, magnesio, azufre, hierro, calcio, manganeso, cobre, zinc, yodo y cobalto. También es una fuente de ácido lipoico, factor importante para el crecimiento microbiano. (Ver el completo artículo sobre microflora intestinal escrito por el Respetable Jñàpika Gurú)
Durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda, los hombres de ciencia alemanes realizaron experimentos con la Chlorella como fuente alimentarla para tiempos de guerra. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Instituto Carnegie desarrolló un método para cultivar la Chlorella a escala comercial, a partir de las investigaciones alemanas. Sin embargo, nunca se materializó la producción en cantidades industriales, probablemente en vista de la abundancia de alimentos que hay en los Estados Unidos, sumada a lo difícil de hacer digeribles los productos de la Chlorella. (Es problema para los necrófagos pero no para los vegetarianos y menos aún para quienes nacen vegetarianos que ya muestran cambios morfológicos en sus intestinos y por supuesto tienen una flora fermentativa, no putrefactiva).
Una razón por la cual la Chlorella ha sobrevivido desde tiempos inmemoriales es su resistente membrana celular, que la protege contra toda suerte de peligros. Las mismas membranas, sin embargo, la hacen de muy difícil digestión para el ser humano. Así, una valiosa fuente de proteína le había sido negada por mucho tiempo a un mundo en el cual la mala nutrición es un problema serio, tanto en los países del Tercer Mundo, como entre los pobres, los ancianos y los enfermos de los países desarrollados, y aun entre las personas que, preocupadas por su salud, se extralimitan con sus dietas.
Durante la década de 1970 una firma japonesa desarrolló un método para romper las membranas celulares de estas algas sin quitarlas del producto (el procedimiento Dyno-Milli) - las membranas celulares rotas constituyen una fuente importante de nutrientes. Este procedimiento incremento la digestibilidad de la Chlorella en un 85%. Otros métodos en boga incluyen la decoloración, con lo que se ha logrado un 50% de digestibilidad.
En la actualidad la Chlorella se encuentra ampliamente difundida como complemento alimenticio en forma de tabletas, gránulos o líquido, y es suficientemente digerible como para prescribírsela a los infantes. Goza de popularidad particularmente entre los pediatras de Lejano Oriente.


ESTIMULADORA DEL CRECIMIENTO

A comienzos de la década de 1950, el doctor Fujimaki, del Centro de Investigaciones Científicas de Pueblo, en Tokio, aisló una sustancia obtenida de un extracto de Chlorella en agua caliente, mediante el método de electroforesis (movimiento de partículas suspendidas en agua inducido por una corriente eléctrica). Se comprobó que esta partícula de Chlorella, desconocida hasta entonces, era rica en factores nucleicos, y se la denominó "Factor de Crecimiento de la Chlorella".
Los primeros experimentos con animales jóvenes de laboratorio (ratas, conejos, cerdos y pollos) demostraron que la adición de 5 a 10% de Chlorella a la alimentación regular de estos animales producía en ellos un dramático aumento de peso y tamaño. Dichos aumentos variaban entre un 10% y un 47% en comparación con los grupos de control.
El doctor Yoshio Yamagishi obtuvo permiso de las autoridades para administrar Chlorella a personas voluntarias. Todos eran alumnos saludables de diez años de edad -22 niños y 18 niñas-, que estudiaban en la Escuela Primaria de Okuno, en Tokio. Un segundo grupo de la misma edad y condiciones similares servía de control.
El peso y la altura de todos los niños se registraron a intervalos regulares. Al término del experimento, en el cual los integrantes de grupo de prueba recibieron dos gramos diarios de Chlorella (excepto los domingos) durante 112 días, el promedio de crecimiento de los varones fue de 2.5 cms. de altura, y un kilogramo de peso. (Peso real, en músculos y huesos, no como en otros casos, en grasas y agua -gordura)
Los niños del grupo de control sólo crecieron un promedio de 1.3 cm. y tuvieron un aumento de peso promedio de 600 gramos.
Las niñas de ambos grupos crecieron un promedio de 2.2 cms. de estatura; pero las que tomaron Chlorella aumentaron de peso casi dos kilos, en comparación con las del grupo de control que sólo ganaron 1.150 kg.
Esta capacidad de favorecer el crecimiento infantil aparentemente se relaciona con la habilidad que posee la Chlorella para estimular el proceso de curación en el cuerpo y luchar contra diversos estados patológicos -probablemente gracias a su contenido de ácido nucleico más que a cualquier otra causa- que las mismas sustancias y el mismo proceso que aceleran el crecimiento en los niños también promueven la reparación de los tejidos dañados en seres humanos y animales maduros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lícia



Cantidad de envíos : 712
Fecha de inscripción : 07/12/2008

MensajeTema: Re: La Chlorella   Sáb 9 Mayo 2009 - 15:56

¿PUEDE RETARDAR EL ENVEJECIMIENTO?

En vista de que el Factor de Crecimiento de la Chlorella es tan efectivo en la estimulación del desarrollo de los seres humanos y en el fortalecimiento del sistema inmunológico para luchar contra las enfermedades, el doctor Bernard Jensen y otros investigadores se han preguntado si no se podría aplicar a la Chlorella la obra pionera sobre el envejecimiento de doctor Benjamín Frank.
Este erudito consideraba que la pérdida de energía y el deterioro físico asociados con el envejecimiento se debían a la desintegración creciente de los factores nucleicos (ADN y ARN) necesarios para mantener las células saludables.
Su teoría sustentaba la tesis de que a medida que avanzamos en años disminuye nuestra producción de ARN y ADN, tal vez alrededor de los 20 años. Con el fin de contrarrestar esta disminución de la eficiencia en la reproducción celular -que podría, por supuesto, afectar nuestra longevidad-, el Dr. Frank sometió a sus pacientes a un régimen alimenticio rico en ADN y ARN. Esperaba un mejoramiento de los niveles de energía y bienestar a medida que los componentes nucleicos utilizados en la reparación y el reemplazo de los ácidos nucleicos de las células. El ADN y el ARN de todos los seres vivos están constituidos por las mismas estructuras químicas básicas.
El Dr. Frank descubrió que su tratamiento ayudaba realmente a sus pacientes a recobrar la energía y lucir una apariencia más juvenil. Además, los problemas añejos de artritis, pérdida de memoria y estados depresivos comenzaron a desaparecer. Recomendó el consumo de alimentos ricos en ARN, como las sardinas (frescas o enlatadas), salmón y otros productos marinos, legumbres, germen de trigo y vegetales de hoja verde. Se considera a las sardinas entre las fuentes más elevadas de ARN: 590 miligramos por cada 100 gramos. (No justificado por ello su consumo debido a otras consecuencias desastrosas, especialmente para la vida espiritual que conlleva el consumo de estas).
Con posterioridad a los experimentos realizados por el Dr. Frank, se ha llegado a comprobar que la Chlorella contiene varias veces más cantidad de ácidos nucleicos que las sardinas. Se ha informado, además, que esta alga provee, ácidos nucleicos más accesibles para el cuerpo humano que los complementos preparados de fuentes sintéticas.


LA CHLORELLA Y EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

El sistema inmunológico es nuestra primera línea de defensa (El Respetable Jñàpika Gurú prefiere el termino drenaje pero nos acogemos a lo que aún se acostumbra para ser mejor entendidos) contra la enfermedad, ya sea ésta de carácter infeccioso o degenerativo. Únicamente cuando dicho sistema falla o se debilita, las enfermedades ligeras, como el resfrío común, o graves, como el cáncer, hallan entrada al organismo humano. Los estudios realizados demuestran que la Chlorella suele tener un efecto estimulante muy significativo sobre el sistema inmunológico.
Un experimento llevado a cabo en 1973 puso de relieve un importante aspecto de las propiedades inmunoestimulantes de la Chlorella. Las ratas inyectadas con extracto de Chlorella produjeron macrófagos (un elemento clave del sistema inmunológico) que revelaron un incremento de su actividad eliminatoria de partículas extrañas dañinas.
Una actividad antitumoral relacionada con la estimulación de elementos del sistema inmunológico se puso en evidencia mediante los experimentos expuestos durante una serie de conferencias sobre inmunología en Francia. Los investigadores llegaron a la conclusión de que los derivados de la Chlorella utilizados experimentalmente estimularon la actividad de los macrófagos, así como la habilidad para la destrucción de células de ciertos linfocitos. Se ha especulado acerca de que los efectos antitumorales notados podrían ser "efectos sinergísticos de macrófagos y células T activados... Pero consideramos que el efecto antitumoral... depende mayormente del mejoramiento (o restauración) de la actividad de los macrófagos".
Mediante la administración de extracto de Chlorella se logró que un grupo de ratas con sistemas inmunológicos deprimidos artificialmente, se recuperara hasta alcanzar valores casi normales en la actividad de los macrófagos y la cantidad de células productoras de anticuerpos. El efecto sobre el tiempo de supervivencia fue realmente impresionante, puesto que la mayoría de las ratas no tratadas murieron antes de que sucumbiera la primera de las que recibieron tratamiento.
En los seres humanos la resistencia del sistema inmunológico al virus de los resfríos, fue demostrada en un grupo de alrededor de 1000 marineros japoneses en 1971. Aproximadamente la mitad de los hombres recibieron una dosis de dos gramos diarios de Chlorella, el resto no recibió nada. Al terminar el viaje de tres meses de navegación, los marineros que no habían sido tratados con la dosis de Chlorella habían sufrido 41% más resfríos que los que se habían sometido al tratamiento.
Las propiedades antioxidantes de la Chlorella son importantes en el funcionamiento del sistema inmunológico, y se discuten detalladamente en la sección correspondiente al betacaroteno, en las páginas 16 al 19.


MEJORAMIENTO DE LA DIGESTIÓN

La desintoxicación de los intestinos y la salud intestinal también pertenecen al terreno de la Chlorella. El material de las membranas celulares incluido en los productos naturales de Chlorella ejerce un efecto altamente importante sobre los intestinos: posee la capacidad de mejorar la función intestinal, estimula el crecimiento de bacterias aeróbicas benéficas a la vez que las membranas celulares se ocupan de la absorción de venenos en el intestino Y Promueven una peristalsis normal. El tracto intestinal, particularmente el intestino delgado, se encuentra tapizado con áreas ricas en linfocitos que, al ser estimulados por la Chlorella, destruyen a invasores externos, como las bacterias anaerobias.
La peristalsis es la contracción muscular que promueve el avance de la materia en el interior de los intestinos. Este movimiento normal previene al organismo contra la constipación, y a la vez desempeña un papel significativo al impedir que las materias tóxicas presentes en la materia fecal sean absorbidas por la corriente sanguínea. (El Respetable Jñàpika Gurú enseña que el bollo fecal debe estar constituido principalmente por bacterias, no por celulosa o fibra como otros pretenden. La migración de las bacterias hacia el recto es parte de el efecto llamado de "peristalsis". SI debe haber eliminación por lo menos dos veces diarias de heces fecales).
Al estimular el crecimiento de la bacteria benéfica, la Chlorella promueve la salud intestinal. Además de prevenir la constipación, estas bacterias combaten las infecciones, contribuyen a neutralizar algunas sustancias potencialmente venenosas contenidas en nuestros alimentos, y hasta fabrican parte de la vitamina B12 que necesitamos. La habilidad que posee la Chlorella para estimular el crecimiento de bacterias beneficiosas y para neutralizar los químicos puede ser usada con gran provecho por las personas que sufren de la infección de Candida albicans. (Numerosos estudios publicados por el Respetable Jñàpika Gurú acerca de los beneficios de la clorofila así lo demuestran).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lícia



Cantidad de envíos : 712
Fecha de inscripción : 07/12/2008

MensajeTema: Re: La Chlorella   Sáb 9 Mayo 2009 - 15:57

LA VITAMINA B 12 DE LA CHLORELLA

La vitamina B 12 posee, probablemente, la más compleja estructura química de todas las vitaminas, y no se halla fácilmente disponible en la alimentación. Se la encuentra en grandes cantidades en el hígado de animales vacunos, en las carnes musculares, y en menor cantidad en la leche y el queso. La Chlorella es una fuente confiable de vitamina B 12, puesto que contiene más de este elemento que el hígado. Una cucharada de Chlorella provee el 333% del requerimiento diario de esta vitamina para los adultos. (Requerimiento según los modernos. Antiguamente se hablaba de otros valores)
La vitamina B12, colabora con el ácido fólico en el mantenimiento de células saludables, y que en cantidades adecuadas estos nutrientes promueven un sentido de bienestar.
El doctor Antonio Helmen y sus colegas de la Universidad de Sidney, Australia, estudiaron los casos de 60 hombres y 60 mujeres que se habían vuelto vegetarianos. Se encontró que 5% de los hombres y 27% de las mujeres tenían deficiencia de hierro y que todos manifestaban un nivel bajo de vitamina B12. (Siempre, en todos nuestros escritos sobre el tema, hemos insistido, como nos enseño Nuestro Señor Ferriz Olivares, NO COMAN HARINAS, NO ACEITE COCINADO, NO MEZCLAR HARINAS -frijoles o lentejas de muy bajo poder nutricional y muy tóxicos con arroz, pan integral muy tóxico y de poco alimento con papa, etc.)


LA CHLORELLA Y EL BETACAROTENO

Hay 180 miligramos de betacaroteno en cada 100 gramos de Chlorella. El betacaroteno tiene la mayor actividad de vitamina A y de factor antioxidante de todos los carotenoides conocidos. El betacaroteno posee dos mecanismos potenciales para disminuir la carga de radicales libres en el cuerpo, además de ser uno de los más poderosos neutralizantes de oxígeno singular. Posee la capacidad de disipar la energía del oxígeno singular, e impedir con ello que esta molécula activa genere radicales libres. También tiene la habilidad de comportarse directamente como un antioxidante y eliminar los radicales libres generados por otras reacciones que no involucran al oxígeno singular.
El betacaroteno sintetizado en la Chlorella puede protegemos de los daños causados por el oxígeno singular en las reacciones fotooxidativas. Las personas de piel clara y sensible también pueden utilizar el betacaroteno para proteger su piel contra los daños causados por el proceso de folooxidación.
A pesar de que el oxígeno singular se encuentra únicamente en pequeñas concentraciones en los contaminantes del aire, constituye un riesgo importante para la salud. El efecto protector de betacaroteno contra las radiaciones ultravioleta es motivo de un estudio cuidadoso de parte de]lDr. Andrija Kornhauser, de la Administración de Alimentos y Medicinas, de Washington, D. C. Sus investigaciones más recientes fueron discutidas en la conferencia sobre el betacaroteno llevada a cabo en 1987 en Boca Ratón, Florida.
Teóricamente, una molécula de betacaroteno puede proveer dos moléculas de actividad de vitamina A. Por eso en la utilización global del betacaroteno la cantidad diaria requerida se calcula en la sexta parte de la correspondiente de la vitamina A (retinol). (La vitamina A es indispensable para formar dientes sanos. Debe consumirse aceites prensados en frío, EXTRAVIRGEN dice el empaque, y no cocinarlo, que no reciba calor)
Un estudio efectuado en 1983 demostró que el betacaroteno adicionado al alimento de los cobayos los protegió de los daños que les habrían causado los radicales libres de una inyección de tetracloruro de carbono. Los radicales libres de este químico tóxico produjeron destrucción de tejido adiposo de los cobayos que no habían recibido betacaroteno con sus alimentos. Este experimento y otros trabajos realizados en 1982 demostraron claramente que el betacaroteno puede servir como antioxidante tanto en el tubo de ensayo como en el organismo.
La función antioxidante de betacaroteno complementa las demás sustancias antioxidantes y protectoras tales como la catalasa, la peroxidasa glutatión, las vitaminas C y E. Como factor antioxidante y neutralizador del oxígeno singular, el betacaroteno puede proteger las células de los efectos carcinógenos de los radicales libres. Aunque todavía se desconoce el mecanismo exacto de la protección provista por el betacaroteno, la evidencia epidemiológica sugiere que las personas cuya alimentación es baja en caroteno tienen una mayor incidencia de cáncer de pulmón, de estómago, de próstata y de cuello uterino. También hay evidencia acerca de que las personas que consumen altos niveles de caroteno desminuyen el riesgo de contraer alguno de estos cánceres y de morir de cáncer.
El sistema inmunológico del cuerpo es tan susceptible como cualquier otro de los sistemas a los daños originados por los radicales libres. Cuando el sistema inmunológico recibe cualquier clase de daño, puede inhabilitarse para defender al organismo contra la proliferación de células cancerosas y la eliminación de células enfermas del cuerpo. Uno de los propósitos principales del sistema inmunológico consiste en eliminar el problema antes de que comience. La destrucción de las células precancerosas es un buen ejemplo de esta función preventiva.
Algunos estudios realizados con animales de laboratorio han demostrado que el betacaroteno puede actuar como un estimulante del sistema inmunológico.
Con toda la investigación que muestra la capacidad del betacaroteno para influir sobre la salud humana, ¿por qué no tomar dosis complementarias de este compuesto o aumentar el consumo de alimentos que lo contengan?
No cabe la menor duda de que ambas sugerencias sean válidas. Sin embargo, hay que tomar en cuenta algo que se conoce como sinergia: lo que ayuda a que uno más uno sean tres
Los doctores Joel Schwartz, Diana Suda y Gerald Shklar de la Escuela de Odontología de Harvard, dieron a conocer los resultados de sus investigaciones en 1986, en una reunión de la Academia Norteamericana de Patología Oral, en Toronto. Pudieron demostrar el efecto dosis-reactivo del betacaroteno sobre el cáncer de mejilla inducido en hámster mediante el empleo de un carcinógeno, 7,12-dimeúl-benzotraceno (como se manifiesta en el humo de tabaco y en el tabaco de. mascar).
También se estudió el efecto del extracto de algas -durante la misma investigación- y se comprobó que resultaba más eficaz que el betacaroteno solo. El grupo de Harvard razonó que sin duda habría otros factores que pudieran dar a las algas más propiedades antitumorales que las contenidas únicamente en su betacaroteno. Pero estos resultados deben repetirse en los experimentos de otros investigadores antes de que puedan ser aceptados sin reservas por la profesión médica. Han resultado muy alentadores otros estudios pilotos llevados a cabo con pacientes de SIDA y víctimas del virus Epstein-Barr, en los cuales se ha utilizado la Chlorella, que indican su efectividad como estimulante de sistema inmunológico. Cuando se hayan completado serán una fuente de información importante.
Durante un congreso sobre el betacaroteno organizado por el Servicio de Información sobre Nutrición Vitamínica, realizado en Boca Ratón, Florida, del 10 al 12 de abril de 1987, un buen número de investigadores descubrieron el valor del betacaroteno en el tratamiento y la prevención de una variedad de cánceres.
La doctora Marilyn S. Menkes, de la Universidad John Hopkins, de Baltimore, informó que algunos estudios demuestran que poblaciones con mayor consumo de betacaroteno evidencian una menor incidencia de cáncer pulmonar, mientras que grupos con una alimentación inferior en betacaroteno padecen una mayor proporción de cáncer. Durante un experimento controlado que involucro a 99 personas afectadas de cáncer y a 196 voluntarios que no padecían de este mal, la doctora Menkes y sus colaboradores estudiaron los niveles de betacaroteno y otros nutrientes hallados en las muestras de sangre. Descubrieron que las personas con niveles bajos de betacaroteno mostraban riesgos cuatro veces más elevados de carcinoma de células escamosas del pulmón que el resto de las personas examinadas.
El doctor Peter Greenwald, del Instituto Nacional del Cáncer, de Washington, revisó 14 estudios que se realizaban en esos días para descubrir el papel de¡ betacaroteno y de otros nutrientes en la posible prevención del cáncer.
Una investigación canadiense encabezada por el Dr. Hans F. Súch debería interesar a la gran cantidad de jóvenes que mascan tabaco actualmente. Tanto él como sus colegas del Centro de Investigación del Cáncer de Columbia Británica, descubrieron que la administración de betacaroteno (o betacaroteno y vitamina A) reduce notablemente la aparición de células cancerosas de los usuarios de rape (polvo de tabaco) en Canadá, de los masticadores de tabaco y nuez de betel en la India, y de los "fumadores al revés", de las Filipinas. Los dentistas de los Estados Unidos informan de un alarmante aumento de cáncer de labio y de boca entre sus pacientes que mascan tabaco o toman rapé (se frotan polvo de tabaco en las encías).
El Dr. Frank L. Meyskens, Jr., del Centro Cancerológico de Arizona, declaró que la información epidemiológica que poseían apoya la hipótesis de que numerosos tipos de cáncer humano se encuentran asociados con la alimentación, y que los experimentos de laboratorio demuestran que el cáncer puede prevenirse mediante la alteración de la dieta, o por medio de la complementación farmacológica con ciertos agentes.
Uno de estos agentes, aseguró, es el betacaroteno. Se trata de algo especialmente promisorio porque: (1) Existe una fuerte relación inversa entre algunos tipos de cáncer y el consumo de betacaroteno, como lo revelan diversos estudios; (2) el betacaroteno es útil como agente de prevención de cáncer en experimentos realizados con animales; (3) es un potente antioxidante; (4) se encuentra disponible en fuentes vegetales y como medicamento, (5) tiene un índice muy bajo de toxicidad, aun en dosis elevadas.

LA CHLORELLA Y LA CLOROFILA

Ya dijimos anteriormente que el término Chlorella significa "pequeña verde". La palabra Clorofila quiere decir "hoja verde" (phyllon "hoja"), y este elemento es lo que le da a la Chlorella y a todas las plantas verdes tanto su color característico como su habilidad para elaborar energía a partir de la luz solar.
La Chlorella contiene más clorofila por gramo que cualquier otra planta terrestre o acuática. Otra alga, la espirulina, considerada como una buena fuente de clorofila, contiene 7.5 miligramos por gramo de alga; en cambio la Chlorella tiene un contenido clorofílico de 30 mg. por gramo (30 gramos por kilo), es decir, cuatro veces esa cantidad.
"Las algas verdes son las fuentes más ricas en clorofila del mundo de las plantas; y, de todas las algas verdes estudiadas hasta ahora, la Chlorella es la de mayor concentración, alcanzando a veces un nivel de 3 a 5 por ciento de clorofila", dice el doctor Bernard Jensen. "Los complementos de Chlorella pueden apresurar el procedimiento de limpieza de los intestinos, el torrente sanguíneo y el hígado, gracias a su gran aportación de clorofila. En adición a esto, el misterioso Factor de Crecimiento de la Chlorella apresura el proceso de recuperación de cualquier hígado dañado"."
Agrega que, aunque las hojas verdes de las verduras son una fuente de clorofila, contienen menos de 0.5 por ciento de esta sustancia. La alfalfa, de la cual se suele extraer comercialmente la clorofila, produce únicamente de 8 a 9 libras de clorofila por tonelada, es decir, alrededor de 0.2% después de extraída, a pesar de ser una de las plantas más ricas en clorofila. La clorofila líquida que se vende comercialmente en realidad no contiene más que un uno por ciento de esta sustancia.
El contenido clorofílico de la Chlorella es importante, puesto que significa una notable contribución al efecto de esta alga en el organismo. Un ejemplo de esto es la manera en que estimula la formación de eritrocitos (corpúsculos rojos) en la sangre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lícia



Cantidad de envíos : 712
Fecha de inscripción : 07/12/2008

MensajeTema: Re: La Chlorella   Sáb 9 Mayo 2009 - 15:58

Dos investigadores de la Universidad de Liverpool realizaron varios experimentos con animales de laboratorio. En uno de ellos se administraron dosis variables de clorofila (refinada o fresca) a algunos conejos con anemia inducida. Los conejos pudieron convertir la clorofila en hemoglobina, con la consecuente corrección de la anemia. A pesar de que la reacción se produjo indistintamente al utilizar las dos clases de clorofila, es necesario recalcar que el porcentaje de conversión fue mayor cuando se utilizó clorofila fresca.
La clorofila es capaz de influir en el crecimiento bacteriano y animal, el metabolismo y la respiración, la acción hormonal, la nutrición y el sistema inmunológico. También acelera la curación de heridas y quemaduras y además sirve como desodorante. La clorofila ha estado asociada con el control de los olores por mucho tiempo. Se ha reconocido su efectividad -y es un asunto documentado- para combatir el mal aliento y los olores desagradables de las axilas. En los asilos de ancianos, la clorofila es un auxiliar eficiente para controlar los olores causados por la incontinencia de orina.
De modo que su alto contenido clorofílico hace que la Chlorella se comporte como un agente desodorante efectivo. Las personas que la utilizan como complemento alimenticio a menudo encuentran que los olores desagradables del cuerpo y del aliento disminuyen considerablemente. Además, se la puede emplear en el tratamiento de ciertas afecciones cutáneas que producen mal olor, proveniente de la descomposición causada por bacterias. En algunos casos de esta naturaleza se ha usado una solución filtrada de polvo esterilizado de clorofila. Naturalmente, este procedimiento debe ser indicado y vigilado por el médico; nunca debe ser administrado por uno mismo.
La primera demostración de la acción clorofílica como estimulante de la regeneración de los tejidos se llevó a cabo en 1930, cuando Rollet y Burgi comprobaron que el extracto de plantas verdes promovía el crecimiento de los tejidos en cultivos.
En 1943, un grupo de médicos de una escuela de medicina de Nueva York estudiaron los efectos de una aplicación de ungüento de clorofila en solución acuosa en una cantidad de casos de diversos tipos de úlceras de la piel, y descubrieron que la mayoría de los casos (19 de 25) respondieron favorablemente al tratamiento. La clorofila produjo un efecto estimulante sobre el tejido de sostén, promoviendo de este modo una curación rápida.
Otros investigadores de la década de 1940 informaron de resultados alentadores, como:
Más de 1000 casos de resfríos y afecciones respiratorias tratados y curados con clorofila.
20 casos de afecciones de colon tratados con clorofila; la mayoría de ellos evidenció una mejoría notable.
25% de progreso en la curación de heridas en más de 1300 animales de laboratorio tratados con clorofila.
(Puesto que la clorofila es muy rica en carotenoides, resulta muy interesante especular acerca de que sus efectos curativos se deben realmente al caroteno.)
En 1941 el Dr. S. L. Goldberg informó acerca de 300 pacientes de piorrea (encías sangrantes y dientes flojos) a quienes se administró clorofila, que experimentaron un progreso notable. La estomatitis de Vincent -infección de las encías que ocurre a menudo en personas afectadas de estrés, y agravada por una subyacente deficiencia severa de vitamina C- también fue tratada con clorofila por el mismo facultativo. El tratamiento consistió en utilizar una solución de clorofila como enjuague bucal, por lo menos dos veces diarias y la aplicación de clorofila entre los dientes y en las encías tres o cuatro veces al día. La aplicación puede hacerse con un gotero común. (El respetable Jñàpika Gurú enseña a sus discípulos a frotarse los dientes con el dedo índice remojado en aceite extravirgen con CHLORELLA; esto hasta que rechinen los dientes y entonces usar hilo dental y practicar una cuantas veces el Vamana página 461 del YUG YOGA YOGHISMO en traducción del Dr. Ferriz Olivares)
Goldberg notó que las aplicaciones de clorofila produjeron el fortalecimiento de los dientes, el cese del sangrado de las encías, y el crecimiento de nuevo tejido en reemplazo del tejido dañado.
(Una adaptación casera de este procedimiento se puede lograr comprando Chlorella en gránulos o en polvo para preparar con ella una solución en agua. Se debe utilizar una solución nueva para cada aplicación. También se puede colocar polvo de Chlorella en el cepillo de dientes y pasarlo suavemente sobre las encías. Como en el caso de cualquier otra afección dental, asegúrese de consultar primero con su dentista antes de experimentar con tratamientos caseros).

¿Por qué perdió popularidad la clorofila durante, más de treinta años, a pesar de los éxitos que acabamos de repasar, además de muchos otros experimentos positivos que demuestran su efectividad?
La explicación podría encontrarse en las expectativas frustradas acerca de ella. En 1949 el Readers Digest publicó un artículo acerca del "Misterioso poder de la clorofila", y esta sustancia se puso de moda. Se la adicionaba a toda suerte de productos, desde los dentífricos hasta los desodorantes y las medicinas. El problema estuvo en que la clorofila utilizada por los fabricantes no era pura. Se trataba de una sustancia llamada clorofilina sodica de cobre, preparada mediante la descomposición de la clorofila natural anexada a un ion de cobre. Tenía el aspecto de la clorofila, se tornaba de color verde, y conseguía la venta de los productos. Pero no se comportaba como la clorofila. La clorofila natural contiene magnesio en su centro. Cuando se lo sustituye por un mineral diferente, se obtiene una sustancia de cualidades diferentes.
Cuando los fabricantes, los médicos y el público en general descubrieron que la clorofila, como ellos la aplicaban a la industria, no producía los resultados predichos por los investigadores, perdieron interés en ella y, en consecuencia, en la Chlorella, que era su fuente principal de abastecimiento.



De: ESLOVAKIANA_LA_ATLANTE1 Enviado: 06/03/2008 13:17


UN ANTÍDOTO CONTRA VENENOS

El interés que los japoneses han manifestado en la Chlorella se ha centrado mayormente en sus propiedades desintoxicantes, es decir, su habilidad para neutralizar o eliminar sustancias venenosas del cuerpo. Japón, víctima de su catastrófica experiencia con subproductos nucleares sumada a los graves problemas que padece por la contaminación industrial -como lo ilustra la aparición de la enfermedad de Minamata, causada por el mercurio--, tiene una enorme preocupación por los contaminantes ambientales, razón por la cual se interesó desde el comienzo en los primeros informes médicos relativos a los efectos de la Chlorella sobre los contaminantes.
Uno de estos experimentos realizado en Estados Unidos involucraba la administración del hidrocarburo venenoso clordicón a un grupo de animales a los cuales se les dio a comer Chlorella de inmediato. La Chlorella interrumpió la recirculación del clordicón y lo eliminó de cuerpo de los animales.
Los investigadores concluyeron que la Chlorella era un desintoxicante potencialmente efectivo, no sólo contra el clordicón, sino también contra compuestos con propiedades similares, tales como la dioxina y el BPC [bifenil policlorinado]. (Mucho cloro en el agua potable, peor en el vapor de agua de los que se bañan con agua hirviendo y duran mucho en la ducha. Tienen menos "velocidad" mental de lo que debieran, La CHLORELLA elimina esos venenos. Es diferente a la spirulina, OJO, es diferente).
La presencia de dichos contaminantes en las fuentes alimentarlas y en la atmósfera ya se consideraba como un problema que demandaba una solución urgente. Los informes de los eruditos impulsaron la investigación en Japón. Pero lo que realmente estimuló la producción de Chlorella en ese país fueron los estudios que demostraron la efectividad de esta alga contra la contaminación radiactiva. Ya en 1950 un trabajo publicado en Experientia, informó que un grupo de cobayos alimentados con una dieta rica en clorofila de la CHLORELLA evidenció una resistencia creciente contra los efectos letales de los rayos X. El ejército norteamericano repitió los experimentos con iguales resultados.
Un experimento japonés llevado a cabo con animales de laboratorio fuertemente envenenados con cadmio, demotró que la administración de 8 gramos diarios de Chlorella a los animalitos aumentaba tres veces la excreción de cadmio en los excrementos y siete veces por la orina.
Otro estudio realizado en Escocia en 1986 informó que el cadmio se acumula en el interior de las algas como resultado de un proceso doble de captación. La primera fase comprende una rápida absorción fisicoquímica del cadmio en puntos de fijación de la membrana celular -Tal vez formados por proteína y/o polisacaridos. La segunda fase se caracteriza por una captación intracelular más lenta y continua.
Otro ejemplo de la habilidad desintoxicante de la Chlorella fue revelado gracias a un experimento en el cual se administró una dosis letal de cuatro sustancias altamente tóxicas a un cultivo de levadura de cerveza: mercurio, cobre, cadmio y BPC. Cuando se adicionó Chlorella a estos venenos la levadura permaneció viva. La Chlorella también puede neutralizar el efecto venenoso del uranio y el plomo. Se han llevado a cabo muchos otros estudios que comprueban la habilidad de la Chlorella para liberar al cuerpo de sustancias venenosas. Los lectores que se interesen en este tema encontrarán suficiente material científico que respalde lo que antecede, en cualquier biblioteca médica seria.
Se considera que el efecto desintoxicante de esta alga se debe tanto a su contenido clorofílico como a la estructura de su membrana celular. Por esta razón las membranas de las células se incluyen en la preparación de la Chlorella para la venta. (Se debe asegurar de que su proveedor de CHLORELLA le de un tratamiento adecuado para que la membrana sea digerible).
Las paredes celulares de la Chlorella contienen tres capas. Entre ellas, la del medio --que es la más gruesa- contiene microfibrillas de celulosa, mientras que la capa externa muestra un material carotenoide polimerizado. Este material celular es lo que fija a sí mismo el elemento tóxico y luego lo elimina del cuerpo. (Además se sospecha una alta actividad enzimática capaz de hacer que, incluso los más poderosos venenos no solo se eliminen sino que se utilicen por el cuerpo!).
En vista del material radiactivo procedente de la explosión de Chemobyl -que nos acompañará durante cien años o más, especialmente en extensas regiones de Europa occidental- (no tomar leche importada de Europa, por favor), y el considerable aumento de defunciones por leucemia alrededor de muchas plantas nucleares (la peligrosa contaminación por celulares), sería muy acertado experimentar con la Chlorella como un posible antídoto. Ya dijimos anteriormente que el betacaroteno, contenido en gran abundancia en la Chlorella, protege contra el oxígeno singular, que es uno de los componentes de la contaminación del aire, y también contra los perjudiciales rayos ultravioleta del sol (Que pasan debido al daño en la capa de Ozono, capa sin la cual la vida en el planeta sería imposible. El cultivo de la CHLORELLA produce en 24 horas el oxigeno, por hectárea, que un bosque en un año. Esto remienda el hueco en la capa de Ozono). Esto deja muchas otras áreas abiertas a la investigación, tales como los daños potenciales del gas radón.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lícia



Cantidad de envíos : 712
Fecha de inscripción : 07/12/2008

MensajeTema: Re: La Chlorella   Sáb 9 Mayo 2009 - 15:59

LA CHLORELLA NO ES TOXICA

Muchas sociedades han utilizado plantas marinas y de agua fresca como parte de su alimentación y para aprovechar sus propiedades medicinales. En China, Korea y Japón se ha hecho uso de ellas desde 3000 años A. C. (1.000 años antes de la Era de Piscis). Pitágoras se refirió a varias especies comestibles en su tesis acerca de la alimentación. También han sido consideradas como parte regular del régimen alimentarlo de los Aztecas, vikingos, irlandeses, escoceses, maoríes y muchos otros isleños del Pacífico Sur. (Era alimento de los Sacerdotes del Imperio Maya junto con variedades de Maíz tierno. Los Inkas la comían además con alguna de las 300 variedades de Quinua o de las 250 variedades de papa que cultivaban y que les fue prohibido consumir ni cultivar mucho menos, baja pena de muerte, por los invasores de la Santa Inquisición!).
La comisión seleccionada por la Administración Federal de Medicamentos para revisar el status de las algas, declaró que las algas marinas han servido como alimento en el Lejano Oriente durante siglos, integrando hasta un 25% de la dieta cotidiana del pueblo.
El Centro de Investigaciones de Huntington estudió la Chlorella verde y amarilla para descubrir si producía algún efecto tóxico. Los animales de laboratorio recibieron cantidades variables como alimento y, aunque nunca se llegó a una dosis tóxica. En otras palabras, no se descubrió ningún grado de toxicidad en la Chlorella, ni siquiera en las mayores dosis experimentadas.
Un grupo de voluntarios se sometió a un régimen de comida en el cual la única fuente de proteína durante tres semanas fue la Chlorella, sin experimentar ningún efecto adverso.
El envase de la Chlorella generalmente indica el modo de usar este producto. Por lo común, la dosis recomendada --como complemento alimenticio- es de una a cinco tabletas (o su equivalente granulado o en polvo) tres veces por día con las comidas. 5 gramos mínimo al día
Para efectos de desintoxicación las tabletas o gránulos deben tomarse con el estómago vacío.
En términos generales hay que contar de tres a cuatro semanas para que la Chlorella produzca los resultados deseados. Tanto la constipación como los olores desagradables del aliento y del cuerpo suelen mostrar una mejoría considerable después de siete a diez días de uso.


NO ES SPIRULINA

La aparición de tabletas de spirulina en el mercado ha confundido a algunas personas, que las han tomado por Chlorella. Puesto que el polvo seco de la espirulina es verde, es difícil distinguir la Chlorella frente a ésta. Las tabletas verdes, por supuesto, sólo contribuyen a la confusión del público. La spirulina tiene su lugar en el mercado de los complementos alimenticios, pero no hay que confundirla con la Chlorella.
La espirulina es una planta multicelular de forma espiral, mientras que la Chlorella es un alga redonda y unicelular. La espirulina no crece en agua dulce; más bien requiere de agua salobre de sabor desagradable. Además, la spirulina no está dotada de membranas celulares especializadas, como es el caso de la Chlorella, ni tampoco es tan elevado su contenido clorofílico. En efecto, la Chlorella contiene cuatro veces más clorofila que la espirulina.


CASOS CLINICOS

Como ya hemos indicado, la Chlorella se ha utilizado exitosamente para combatir diversas enfermedades. Tan sólo en el Japón, más de cuatro millones de personas han hecho uso de la Chlorella durante los últimos veinte años, prescrita por sus médicos o tomada por iniciativa propia. Los siguientes casos son estudios clínicos ilustrativos informados por el Hospital Saito, de Fukuoka.
Caso No. 1.
Un hombre de 27 años fue admitido en el hospital, con un diagnóstico de úlcera estomacal y pancreatitis crónica. Durante los dos últimos años se había quejado de una sensación de hinchazón y pérdida de apetito. Poco antes de ser admitido había comenzado a vomitar sangre.
El examen preliminar de rayos X revelaba un duodeno agrandado con una depresión en la curvatura menor del estómago. El escrutinio interno con cámara confirmó la presencia de ulceración en la región afectada. El fluido estomacal indicaba un alto grado de acidez.
Los médicos prescribieron Chlorella, lo que el paciente tomó durante 50 días. Después de tres semanas informó que los síntomas de su malestar habían desaparecido. Un mes más tarde los médicos descubrieron que la depresión estaba muy reducida y que la úlcera había comenzado a sanar. (Nosotros aseguramos que la época de los complementos vitamínicos del imperialismo de dominación mecanomaterialista ha terminado. Igualmente la mayoría de los ANTIS se ven reemplazados ampliamente por la CHLORELLA. La medicina Alópata debe ser detenida lo antes posible).
Caso No. 2.
El examen médico de un paciente de 45 años reveló que el hombre sufría de úlcera duodenal e inflamación crónica del estómago. Desde su nacimiento había padecido de "estómago débil", pero ahora se quejaba de dolor intenso y vómitos frecuentes. El examen interno del estómago, con cámara, reveló una gastritis hipertrófica. Además, se halló sangre escondida en su análisis de orina. La administración de Mesaferín y otros medicamentos no había sido efectiva. Sin embargo, experimentó una rápida mejoría con sólo siete días de tomar Chlorella. Sus síntomas habían desaparecido virtualmente después de 25 días de usar esta alga.
Caso No. 3.
Un paciente de 24 años fue admitido con gastritis crónica y una severa inflamación de la vesícula biliar. Durante casi un año había estado quejándose de acidez estomacal. Cuatro meses de tratamiento con terapia convencional no habían producido alivio alguno. Un examen con rayos X reveló una deformación del bulbo duodenal, y la presión resultante contribuía al dolor. La bilis de la vesícula se mostraba turbia. Después de tomar durante 40 días las tabletas de Chlorella que se le prescribieron, los síntomas del paciente habían desaparecido casi totalmente.
La Clase Externa de Medicina Igushi, de la unidad médica de la Universidad de Kyushu, recetó tabletas y extracto de Chlorella a varios pacientes, con heridas y enfermedades de tratamiento difícil. Una paciente de 39 años afectada de mielitis aguda (inflamación de la médula espinal), sufría de parálisis y adormecimiento de las dos piernas. Esta condición había producido una obstrucción de la vejiga y el recto. A los once días de reclusión hospitalaria desarrolló úlceras por decúbito, especialmente en la región sacra, el trocánter y el talón derecho. Después de seis meses de tratamiento con antibióticos, vitamina B y otra droga, las úlceras del trocánter y del talón comenzaron a desaparecer. Pero las úlceras grandes del sacro persistieron, descubriéndose además en ellas un granuloma maligno inflamado.
Los médicos decidieron administrarle tabletas de chlorella, junto con el tratamiento antiguo. Después de 50 días notaron algo de mejoría en la ulceración del área sacral. Entonces cambiaron el medicamento a un extracto de Chlorella. Después de sólo tres días de tomarlo la úlcera había disminuido a la mitad de su tamaño original, y también era menor la descarga del granuloma. Además, la inflamación se había reducido considerablemente.
El doctor Takuma, un pediatra, informó del caso de un bebé de cinco meses que padecía de una grave erupción del cuero cabelludo causada por una reacción alérgica a la lecho de vaca. El infante recibió en sustitución una "leche" de Chlorella durante 27 días (SE DEBE DAR CHLORELLA A LOS NIÑOS DESDE EL SEGUNDO DÍA DE NACIDOS EVITANDO ROTUNDAMENTE LA LECHE DE VACA), durante los cuales no experimentó ningún efecto secundario negativo, como diarrea u otro. Al séptimo día de la terapia, la erupción comenzó a ceder y a los diez días había desaparecido totalmente. Al día siguiente de volverle a dar leche de vaca, la erupción de la criatura había vuelto.
Otro niñito de cinco meses alérgico a la leche de vaca padecía de un sarpullido feísimo del rostro, que le afectaba las orejas, la frente y las mejillas. Una aplicación de crema con cortisona había sido inútil. Cuando le dieron leche de soya (en concepto del Jñàpika Satya Gurú muy tóxica), los excrementos resultaron líquidos y llegó a tener de ocho a diez deposiciones diarias. El doctor volvió a indicar que se le diera leche de vaca y la enfermedad se agravó. Como con el bebé del caso anterior, la administración de extracto de Chlorella produjo alivio total de Mullido en diez días de tratamiento.
En otro hospital, un paciente de 18 años de edad fue admitido a raíz de un accidente de tránsito. La piel del antebrazo izquierdo se le había lacerado gravemente durante el accidente y se le había infectado. Tenía una cortadura abierta en la cabeza, una fractura de pelvis y varias otras heridas en todo su cuerpo. Tres semanas de terapia convencional no produjeron curación alguna en su antebrazo. La mejoría comenzó sólo cuatro días después de administrarle Chlorella. Al cabo de tres semanas de tratamiento con esta alga los médicos informaron que las heridas se habían reducido a tres quintos de su tamaño original y la granulación que se evidenciaba era benigna. Otras seis semanas de tratamiento con Chlorella y tres semanas con injertos de piel dieron como resultado una curación completa del antebrazo.
El Dr. Tchimura, de la Universidad de Toyama, administró 30 tabletas diarias de Chlorella a un grupo de pacientes afectados de itai- itai, una dolorosísima enfermedad producida por envenenamiento con mercurio y otros tipos de contaminantes. Informó que los pacientes con síntomas de segundo grado experimentaron una reducción del dolor de las coyunturas después de una semana de esta terapia. También dijo que los pacientes excretaban cantidades mayores de cadmio que las normales en la orina y los excrementos.
La Chlorella es útil para aliviar la constipación crónica, según informes del Dr. Saito y otros investigadores. Este médico recuerda a un hombre de 59 años afectado de parálisis en las cuatro extremidades, ocasionada por fractura de la tercera vértebra cervical, complicada por una herida de la médula cervical. Puesto que no podía caminar, no pasó mucho hasta que desarrolló una constipación crónica e inflamación del abdomen. Cada pocos días requería de un enema. No obstante, con la administración regular de Chlorella sus deposiciones diarias fueron normales.
Otro paciente, un hombre de 48 años, resultó con cirrosis hepática, inflamación abdominal e hidropesía. Se quejaba de gases y constipación. Las tabletas de Chlorella no sólo mejoraron su apetito, sino que aumentaron la descarga de gases, y llegó a tener una evacuación regular diaria. (En estos casos se recomienda tomar ACIDOPHILIUS Y BIFIDOS).
El Dr. Sonoda llevó a cabo un estudio doble de un grupo de 58 mujeres de 45 a 55 años de edad que se quejaban de diversos síntomas menopáusicos. A la mitad se les dio a tomar Chlorella y a la otra mitad se les dio un placebo. Informó que la Chlorella produjo un efecto especialmente notable sobre la constipación, los sudores y la fatiga. Notó además que si dos de los síntomas desaparecían rápidamente, el tercero también era eliminado a corto plazo.
En la Clínica Nutricional de la Ciudad de Tottori, el Dr. Tokuyasu administró 10 gramos diarios de Chlorella (que contenían aproximadamente 7 miligramos de hierro) a un grupo de estudiantes de secundaria con diagnóstico de anemia. Junto con ello les recomendó un régimen alimentariovegetariano. Después de cuatro meses de seguir esta terapia, 83% de los estudiantes ya no padecían de anemia.


CONCLUSIÓN

Es sorprendente que la Chlorella, esta alga tan pequeñita que puede observarse sólo al microscopio, ofrezca tantos beneficios para el bienestar de la humanidad. Originalmente estudiada para determinar su potencial como solución al problema del hambre en el mundo por su alto contenido proteínico -y su habilidad de producir su proteína unas 50 veces más eficientemente que otras cosechas proteínicas-, la Chlorella ha llegado a ser uno de los mejores complementos alimenticios naturales disponibles.
Aunque los investigadores alrededor del mundo todavía no pueden determinar las formas exactas en que la Chlorella desintoxica de contaminantes y sana las heridas -además de restaurar la buena salud a una variedad de pacientes-, es lógico asumir que lo hace gracias a otros ingredientes (ENZIMAS) además de las proteínas/aminoácidos. Además de ser una fuente inagotable de clorofila, lo que en sí mismo ofrece grandes beneficios a la salud, la Chlorella es una fuente confiable de vitamina B-12, betacaroteno, vitamina E y otras vitaminas y minerales esenciales.
Nótese que, a pesar de que una gran parte de las investigaciones discutidas en esta publicación se llevaron a cabo en Japón, actualmente se realizan diversos estudios importantes e interesantes en los Estados Unidos de Norteamérica.
El Factor de Crecimiento que ha sido aislado en la Chlorella confirma la teoría original acerca del envejecimiento, propuesta por el Dr. Benjamín Frank. Además, el contenido de ARN en la Chlorella (varias veces más elevado que en cualquier otro alimento), ha estimulado un crecimiento más rápido y saludable en los niños y pareciera ser el mismo proceso que estimula la reparación de tejidos en los adultos.
Aun los pocos casos de estudio que vimos aquí confirman la efectividad de la Chlorella como agente sanador de varias clases de heridas; su capacidad para disminuir algunas de las molestias características de las mujeres menopáusicas-, sus resultados beneficiosos como sustituto de la leche de vaca (gran tóxico cuyo uso se debe comenzar a detener) para los infantes lactantes alérgicos a la leche, su gran efectividad en la eliminación de metales tóxicos del cuerpo; su capacidad de corrección del estreñimiento crónico; su gran ayuda para combatir el resfrío común (GRAN FUENTE DE VITAMINA C NATURAL); y tantas otras aplicaciones.
Estos resultados no son simples cuentos, habladurías ni testimonios de usuarios satisfechos. Son los resultados de estudios realizados bajo los mejores métodos científicos y por algunos de los investigadores médicos más brillantes que comparten esta misma preocupación.


REMEDIO UNICELULAR

La curación de heridas, la desintoxicación, el alivio de la constipación y del resfrío común, y hasta la estimulación del crecimiento, son algunas de las propiedades de la Chlorella, un alga unicelular de agua dulce, que han sido demostradas clínicamente. La Chlorella también es una excelente fuente de vitaminas, minerales y otros nutrientes, además de ser muy efectiva en el control de los malos olores del cuerpo, tanto internos como externos. El presente escrito es una guía completa de las múltiples formas en que este antiquísimo organismo unicelular nos puede beneficiar actualmente.
Multiplíquese y cúmplase.



"...se entrevé un futuro en el cual el hombre se podrá nutrir de CHLORELLA, substancia unicelular."
P. P. V. III T. III / 89 Sat Gurú Dr. Serge Raynaud de la Ferrièr
Traducción del Jñàni Diksha Gurú Dr. David Ferriz Olivares


extraido de la web del Dr. Pablo Elias Gómez Posse
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Chlorella   Hoy a las 9:03

Volver arriba Ir abajo
 
La Chlorella
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ALGA CHLORELLA
» LA VIDA SANA ¿ENGORDA?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: SANACIÓN-
Cambiar a: