ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¡Atención! Por favor, no leer los mensajes del foro si eres religios@, dogmátic@ o tienes tabúes, puede ser peligroso para tu salud psíquica.

Comparte | 
 

 3. NINHURSAG

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 2733
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: 3. NINHURSAG   Mar 12 Mayo 2009 - 13:35

De: XOLMETH (Mensaje original) Enviado: 11/10/2004 9:53





--------------------------------------------------------------------------------



3. NINHURSAG




--------------------------------------------------------------------------------





Ninhursag también es conocida como la Diosa Madre, la Señora de la Vida, la Señora de la Montaña y muchos otros títulos afectuosos. Una brillante geneticista y doctora, mi tía abuela Nin es la maestra geneticista de la casa de Anu. La madre de Nin era una hermosa cirujana de quien Anu se había enamorado en un viaje al Planeta de la Sanación. La personalidad de la madre de Nin era muy diferente a la de Anu, y a medida que Nin crecía, encarnaba la impecable autodisciplina y determinación de su madre. Como no se inclinaba mucho por la fiestas interminables de Antu, Ninhursag puso toda su energía en las artes de sanación y mejoras genéticas. Poseía una mente clara y aguda y el corazón de un ángel.

Aunque mi Nin creció en Nibiru, acompañó a sus hermanos a Terra para ayudar en su colonización. A Enki y Enlil, los dos hijos de Anu, se les había encomendado llevar oro y otros minerales útiles a Nibiru. El oro era esencial para nosotros debido a los desequilibrios que nuestro guerrear constante habían causado a nuestra atmósfera.

En esos días, Terra era considerada no más como una fuente de minerales, un fuerte fronterizo de industria minera en el borde de la galaxia. Sus habitantes eran las criaturas salvajes que vagaban por las llanuras extensas pastando en una abundancia de hierbas. También estaban las razas de la Gente de la Serpiente y la Gente del Dragón, que preferían vivir en túneles debajo de la superficie de Terra para protegerse de las tormentas radiactivas y cambios magnéticos que eran frecuentes.

Ninhursag, Enki y Enlil fueron a Terra con emoción y resolución. [NX: Enki llegó a la Tierra hace 445.000 años terrestres, y sus hermanos, hace 430.000 años]. Debido a que Enlil era el hijo de Anu y Antu y el primero en la línea de sucesión para heredar el poder de Anu, fue escogido como el líder de los dos grupos de astronautas de Nibiru. Un grupo fue asignado a la nave satélite y permaneció en órbita para inspeccionar el planeta, informar sobre posibles dificultades y recibir enlaces de tránsito. El otro grupo, que lo formaba la mayoría de los astronautas, bajó a Terra con el propósito de colonizar eventualmente todo el planeta. Éstos llegaron a vivir y trabajar aquí y se les llamó los Anunnaki.

Enki, el hijo de Anu y una princesa Dragón de Terra [NX: Las Tablillas sumerias dicen que la madre de Enki era nibiruana; tampoco hay mención de que pertenezca a otra raza], era el segundo en la línea de poder de su padre. Él era un ingeniero maestro y había comenzado los proyectos mineros un poco antes de que llegara Enlil. Mi familia inventó la rivalidad entre hermanos medios y, como se podrán imaginar, estos dos hijos del mismo padre y diferentes madres discutían constantemente en cuanto a las decisiones que había que tomar. Ninhursag era nuestra médica jefe y maestra genetista en Terra y, por necesidad, la conciliadora de la familia. Los Anunnaki, nuestros astronautas que de muy buena gana siguieron a estos tres hijos de Anu a Terra, estaban todos muy emocionados en las primeras etapas de la nueva aventura. Como les habían prometido riquezas y tierra, los Anunnaki estuvieron muy contentos por un tiempo, ¡pero nadie estaba preparado para una excavación de esa magnitud! Ellos nunca habían hecho algo tan físico, tan rutinario, de modo que el trabajo en las minas de oro se convirtió en una tarea nefasta. Enki hasta trató de componer canciones para mantener sus espíritus alegres. Pero muy rápidamente estos guerreros, científicos e ingenieros se volvieron malhumorados y luego enfadados. Y, como los pleyadianos poseen una especie de «mente de grupo», el descontento se esparció como el fuego. Se negaron a cavar un centímetro más.

[NX: Esto sucedía hace 300.000 años].

¡Enlil y Enki estaban pasmados! En casa siempre podían motivar a sus «paisanos pleyadianos» ¿Qué había que hacer? No querían ser desacreditados y ser mal vistos por su padre Anu. Fieles a la naturaleza de la familia, los hermanos empezaron a culparse mutuamente. Los insultos y altercados los llevaron a los puños y, después de un poco de sangre y unas cuantas contusiones, se les ocurrió una solución. En Terra existían muchas especies de las cuales podrían extraer material genético para producir una raza de obreros esclavos. Esto solucionaría todos sus problemas y mantendría contentos a los Anunnaki; ya se había hecho anteriormente en otros planetas. ¡A las multitudes de astronautas que vitoreaban les anunciaron que los maravillosos «toros de Anu» lo habían resuelto todo! ¡El poderoso Enlil y el gran Enki tenían la situación bajo control!

De inmediato citaron a su hermana, Ninhursag, quien también pensó que era una buena idea. Ella había estado administrando hierbas curativas a los trabajadores rendidos, y no le gustaba mucho ver a los Anunnaki realizando este tipo de trabajo, especialmente a las mujeres. De modo que acompañada de Enki, quien también sabía de genética, se retiró al laboratorio y empezó a experimentar. Enlil se dedicó a la agricultura, a desviar los ríos y a construir obras de infraestructura, pirámides y represas. Colonizar un planeta del tamaño de Terra era un proyecto de envergadura.

*

Cuando pienso en Ninhursag y Enki solos trabajando allá en el laboratorio, experimentando con el material genético que habían reunido, me viene a la memoria un día en el que tuvieron una disputa terrible. Nin perdió por completo el control de sí misma y casi mata a Enki. Como Enki siempre estaba tramando maneras de llevarle la ventaja a su hermano Enlil, quería tener un hijo con su hermana. Él sabía que este niño, si era varón, sería considerado como un rival de Enlil y de sus hijos.

Así que Enki se acercó a su hermana. Nadie se había atrevido antes a seducir a Nin; no es que no fuera hermosa. Mi tía abuela era muy bella y amable. Pero todo el mundo se sentía intimidado por su capacidad, sus modales precisos y su autodisciplina vehemente. Supongo que Ninhursag siempre había pensado que algún día se casaría con uno de sus hermanos. Su padre Anu había desposado a su hermana, como era nuestra costumbre. De modo que, obviamente, Ninhursag pensó en casarse con Enlil o con Enki. Pero la madre de Enki, Id [NX: En los textos sumerios aparece con el nombre de Ninul], lo había convencido de que se casara en la rama de su familia terrestre, o sea la Gente del Dragón, y Enlil se casó con una enfermera de la cual se había enamorado apasionadamente. Así las cosas, no había nadie en este planeta remoto a quien Ninhursag pudiera considerar como su igual. Como era idealista y obstinada por naturaleza, Nin prefirió no escoger a ninguno que fuera inferior a ella.

Ella era muy inocente en cuanto a los hombres y no muy diestra en el arte de la seducción. No esperaba que su hermano casado la cortejara y en verdad le mostrara una pasión y un ardor tan profusos. Cedió ante las refinadas técnicas de Enki y se sonrojó como una colegiala. La pobre Nin sencillamente no estaba acostumbrada a que la halagaran o que la engañara un profesional como Enki, quien ya había seducido a tantas otras mujeres que no tuvo que pensar dos veces su jugada siguiente. Ninhursag cayó en la trampa. Creo que como era la primera vez que le masajeaban su ego femenino se dejó afectar por hormonas muy poderosas.

Pero, para gran decepción de Enki, de esa unión salió una niña. Ninhursag estaba dichosa e idolatraba a la niña; mi Nin amaba a todos los bebés que conocía; ella respetaba la totalidad de la vida. Durante una larga ausencia de Nin, Enki esperó hasta que la niña alcanzara su madurez sexual y, ¡para sorpresa y escándalo de Nin, procedió a seducir a esta hija y también la embarazó! De nuevo, nació una niña, pero esto no detuvo a Enki. Tan pronto como la segunda hija empezó a ovular, Enki le hizo avances, decidido a producir un heredero varón.

¡Ninhursag estaba enfurecida! La idea de que Enki, su propio padre, pudiera corromper y hacer víctimas a sus dos niñitas ingenuas, le producía náuseas. Su orgullo estaba profundamente herido. Se sintió totalmente usada y decidió poner fin al desenfreno de su hermano. Coció un elíxir irresistiblemente delicioso y embriagante, lleno de hierbas virulentas y mortales que ella misma había concebido. Mientras Enki bebía el líquido con felicidad, Nin dijo en voz baja las palabras sagradas de su hechizo y así le asestó un maleficio poderoso a su hermano. Con la copa en la mano, Enki se desplomó.

De una manera fría y desapasionada, Ninhursag observó cómo Enki sufría una muerte lenta y penosa. Ella quería que él sufriera del mismo modo que la había hecho sufrir a ella y a sus hijas; quería que él comprendiera el dolor. El miserable Enki comenzó a consumirse y a envejecer rápidamente, su piel se tornó amarilla. Al temer lo peor, Anu, padre tanto de Ninhursag como de Enki, se sintió finalmente impulsado a rogarle a Nin para que desistiera del maleficio e invocara la magia sanadora. Con el tiempo, Enki se recuperó e imploró el perdón de su hermana. Pero después de eso mi Nin cambió y ya no volvió a confiar en los hombres.

Parece que mi familia se asemeja a una de esas telenovelas que son tan populares en la Tierra. Podrían preguntarse por qué.

*

Durante la producción real de los obreros esclavos se cometieron muchos errores, algunos cómicos, algunos horribles, algunos indecibles. Cuando por fin se halló la combinación correcta de ADN, y se produjo el primer Lulu, el obrero perfecto, se le diseñó lo suficientemente inteligente como para obedecer órdenes, pero no lo suficientemente listo como para pensar por sí mismo o rebelarse. Y, claro, tenía que ser capaz de sostener una pala.

Entre las muchas especies que existían en la Tierra en esa época había una criatura llamada Homo erectus. Este género comía las hierbas y vegetación, y acompañado de gacelas y otros animales amigos, vagaba por las estepas. La criatura tenía el poder de comunicarse telepáticamente con los animales y con los de su género. Libres y salvajes, ellos eran uno con la sabiduría natural de las frecuencias de Terra. Los conocíamos porque desarmaban las trampas que poníamos para capturar a sus animales amigos. Esta criatura humana y los animales se amaban entre sí respetuosamente. De todo el ADN que teníamos disponible, el del Homo erectus era el mejor. Enki se prestó para que su esposa, Ninki, diera a luz al primer Lulu. El material genético del Homo erectus se implantó en el óvulo de la hembra pleyadiana. La sangre del hombre se mezcló con la nuestra, la de los «dioses», y se fusionaron los potenciales genéticos. Así que la especie humana porta códigos genéticos pleyadianos y nuestro ADN está por siempre combinado con el de ustedes.

Se usaron los óvulos de las hembras Anunnaki para producir más Lulus hasta que se les dotó de la capacidad de reproducirse por sí mismos. No todos los de la familia querían que los Lulus se reprodujeran sin nuestra ayuda, pero era mucho más fácil dejarlos que continuaran el proceso sin nosotros.

La especie humana como la conocen fue creada mediante los procedimientos genéticos exitosas de Ninhursag y Enki a fin de que nos proporcionara mano de obra esclava en nuestras minas de oro. Aquellos primeros Lulus, sus ancestros, nos veían como creadores, como «dioses». Nosotros fomentábamos esas creencias, porque nos facilitaban el control sobre ellos.

Aquí es donde yo entro en el juego. Para los proyectos, mi familia y los Anunnaki requerían de un flujo fijo y fresco de trabajadores. Como Anu y Antu me habían instruido en las artes del amor y la reproducción, mi trabajo era educar a los astronautas y a los Lulus en cuanto a las frecuencias más eficaces de la experiencia sexual. ¡Yo estaba dichosa! Para este fin, hice construir fabulosos templos y di origen a ceremonias y ritos maravillosos. Quería que mi bisabuela, Antu, estuviera orgullosa de mí. Modifiqué los ritos tradicionales tántricos de las Pléyades para que se ajustaran a nuestros objetivos en Terra.

¡Sí que nos divertimos en aquellos días! Algunos podrían llamar orgías a mis ceremonias, pero yo personalmente no me referiría a mis creaciones artísticas de una manera tan crasa. La palabra orgía refleja la actitud triste de la cultura contemporánea terrestre hacia la unión más sagrada con el Primer Creador. La experiencia sexual es mucho más que una fricción; es la llave de su poder, es la secreción de todos los sistemas hormonales que elevan las energías y unen dos seres en una unión sagrada. El respeto por esta experiencia produce bebés más saludables y magnetiza un alma similar a la frecuencia que se genera y emite.

La habilidades telepáticas de los Lulus los convirtieron en genios. Esos primeros tiempos fueron en verdad grandiosos. Les enseñamos a nunca cuestionar nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masalladenuestroorig.forosactivos.net
 
3. NINHURSAG
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: INNANA-
Cambiar a: