ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¡Atención! Por favor, no leer los mensajes del foro si eres religios@, dogmátic@ o tienes tabúes, puede ser peligroso para tu salud psíquica.

Comparte | 
 

 DUMUZI E INANNA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 2733
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: DUMUZI E INANNA   Sáb 16 Mayo 2009 - 14:47

De: XOLMETH (Mensaje original) Enviado: 13/12/2004 4:06





--------------------------------------------------------------------------------



DUMUZI E INANNA

Del Libro Perdido de Enki (Parte 1 de 2)




Viene ahora el relato de por qué se construyó en la lejanía un nuevo Lugar de los Carros, y del amor de Dumuzi e Inanna, que Marduk rompió con la muerte de Dumuzi.

Fue después de la lucha entre Horón y Satu [Horus y Seth], y su batalla aérea sobre Tilmun [hacia el año 9330 AEC, según la Crónica Egipcia], cuando Enlil convocó a sus tres hijos en Consejo, con preocupación por lo que estaba sucediendo, les dijo:

—En el principio, los Terrestres se hicieron a nuestra imagen y semejanza. ¡Ahora, los descendientes de los Anunnaki se han hecho a imagen y semejanza de los Terrestres! ¡Entonces, fue Kaín el que mató a su hermano, ahora un hijo de Marduk es el asesino de su hermano! ¡Por vez primera, un descendiente de los Anunnaki ha levantado un ejército de Terrestres, ha puesto en sus manos armas de un metal, secreto de los Anunnaki! Desde los días en que Alalu y Anzu pusieron a prueba nuestra legitimidad, los Igigi no han dejado de provocar trastornos y de romper las reglas. Ahora, los Picos Baliza [Pirámides de Gizeh] están situados en los dominios de Marduk, el Lugar de Aterrizaje está en manos de los Igigi, ahora, los Igigi están avanzando hacia el Lugar de los Carros. ¡Dicen que, en nombre de Satu, van a establecerse en todas las instalaciones del Cielo-Tierra!

Así dijo Enlil a sus tres hijos, les propuso tomar medidas contra ello:

—¡Tenemos que establecer en secreto una instalación alternativa Cielo-Tierra! ¡Que se establezca en la tierra de Ninurta más allá de los océanos, en medio de Terrestres de confianza!

Así se puso la misión secreta en manos de Ninurta. En Las Tierras Montañosas Más Allá de los Océanos [los Andes Sudamericanos], junto al Gran Lago [Titicaca], levantó un nuevo Enlace Cielo-Tierra, lo puso en el interior de un recinto.

A los pies de las montañas donde se esparcían las pepitas de oro, eligió una planicie de suelo firme [¿La Planicie de Nazca?]. Sobre ella hizo marcas para el ascenso y el descenso. ¡Las instalaciones son primitivas, pero servirán para su propósito!

A su debido tiempo, Ninurta declaró a su padre Enlil:

—¡Desde allí pueden continuar los envíos de oro a Nibiru, desde allí, en caso de necesidad, también podemos ascender!

En aquel tiempo, lo que comenzó como una bendición, terminó como un hecho horrible. En aquel tiempo, Dumuzi, el hijo más joven de Enki, se encaprichó de Inanna, la hija de Nannar. Inanna, nieta de Enlil, quedó cautivada por el señor del pastoreo.

Un amor que no conoce límites los devoró, la pasión inflamó sus corazones. Muchas de las canciones de amor que, a partir de entonces, se cantaron durante mucho tiempo Inanna y Dumuzi fueron los primeros en cantarlas, narraron su amor a través de las canciones.

A Dumuzi, su hijo más joven, Enki le asignó un gran dominio por encima del Abzu. Meluhha [Etiopía], la Tierra Negra, se llamaba, allí crecían árboles de tierras altas, sus aguas eran abundantes. Grandes toros vagaban entre las cañas de su río, muy numeroso era su ganado, llegaba plata de sus montañas, su cobre brillaba como el oro.

Dumuzi era muy amado. Tras la muerte de Asar, era el favorito de Enki. Pero Marduk estaba celoso de su hermano más joven. Inanna era muy amada por sus padres, Nannar y Ningal, Enlil se sentaba junto a su cuna.

Era hermosa, más allá de toda descripción, competía en artes marciales con los Héroes Anunnaki. De viajes en los cielos y de Barcos Celestiales había aprendido con su hermano Utu. Los Anunnaki le regalaron una Nave Celeste, para que deambulara por los cielos de la Tierra.

Después del Diluvio, en la Plataforma de Aterrizaje, Dumuzi e Inanna pusieron los ojos uno en otro. La dedicación de los Montes Artificiales [Pirámides de Gizeh] fue para ellos un cálido encuentro.




--------------------------------------------------------------------------------







De: XOLMETH Enviado: 13/12/2004 4:07





--------------------------------------------------------------------------------



DUMUZI E INANNA

Del Libro Perdido de Enki (Parte 2 de 2)




Al principio, estaban indecisos, él del Clan de Enki, ella del Linaje de Enlil. Cuando Ninharsag trajo la paz entre los Clanes en disputa, Inanna y Dumuzi se las ingeniaron para estar juntos lejos de los demás, se dedicaron a amarse.

Mientras paseaban juntos, se decían palabras dulces de amor uno a otro. Yacían uno al lado del otro, el corazón de uno conversaba con el corazón del otro. Dumuzi rodeó con su brazo la cintura de ella, deseaba tomarla como un toro salvaje:

—¡Deja que te enseñe! ¡Deja que te enseñe! —decía Dumuzi a Inanna.

Suavemente, ella lo besó, y luego le habló de su madre:

—¿Qué mentira podría contarle a mi madre? ¿Qué le contarás tú a Ningal? ¡Hablémosle a mi madre de nuestro amor! ¡De contenta, rociará perfume de cedro sobre nosotros!

Los amantes fueron al lugar donde vivía Ningal, la madre de Inanna, Ningal les dio su bendición, la madre de Inanna aprobó a Dumuzi:

—¡Señor Dumuzi, eres digno como yerno de Nannar! —le dijo.

El mismo Nannar dio la bienvenida a Dumuzi como novio. Utu, el hermano de Inanna, dijo:

—¡Así sea! ¡Quizá sus desposorios traigan verdaderamente la paz entre los Clanes! —les dijo Enlil a todos.

Cuando Dumuzi le habló a su padre y a sus hermanos de su amor y de su compromiso, Enki también pensó en la paz a través de los desposorios, le dio su bendición a Dumuzi.

De los hermanos de Dumuzi, todos excepto Marduk se alegraron con la noticia.

Gibil forjó un lecho de esponsales de oro, Nergal envió piedras lapis azuladas. Dulces dátiles, la fruta favorita de Inanna, pusieron en un montón junto al lecho, bajo la fruta escondieron las cuentas de lapis para que Inanna las descubriera.

Como era costumbre, se envió a una hermana de Dumuzi para que perfumara y vistiera a Inanna. Geshtinanna, «La que ha de ser cuñada de Inanna», era su nombre. A ella le reveló Inanna lo que había en su corazón, de su futuro con Dumuzi le dijo:

—¡Tengo la visión de una Gran Nación, Dumuzi se elevará como un Gran Anunnaki. Su nombre será exaltado sobre los demás, yo seré su Esposa-Reina. Compartiremos un estatus principesco, juntos someteremos a los países rebeldes, yo le daré estatus a Dumuzi, dirigiré el país rectamente!

Geshtinanna dio cuenta a su hermano Marduk de las visiones de gobierno y gloria de Inanna. Marduk se inquietó enormemente con las ambiciones de Inanna. A Geshtinanna le contó un plan secreto.

Geshtinanna fue hasta su hermano Dumuzi, a la morada del pastor. Encantadora a la vista y perfumada, le dijo así a su hermano Dumuzi:

—¡Antes de que tu joven esposa duerma entre tus brazos, debes tener un Heredero Legítimo, nacido de una hermana! ¡El hijo de Inanna no tendrá derecho a la sucesión, no crecerá sobre las rodillas de tu madre!

Ella puso la mano de él en su mano, apretó su cuerpo contra el suyo:

—¡Hermano mío, yo yaceré contigo! ¡Novio, contigo tendremos un par de Enki!

Así le susurró Geshtinanna a Dumuzi, para que surgiera algo noble de su vientre. En su vientre derramó Dumuzi el semen, y luego se quedó dormido con las caricias de ella.

Durante la noche, Dumuzi tuvo un sueño, visualizó una premonición de muerte: En el sueño, vio a 7 bandidos malvados que entraban en su morada.

—¡El Señor nos ha enviado por ti, hijo de Duttur! —le decían.

Ahuyentaban a sus ovejas, se llevaban a sus corderos y sus cabritos, le quitaban su tocado de señorío, le arrancaban de su cuerpo la túnica real, le quitaban y le rompían el báculo de pastoreo, arrojaban al suelo su copa.

Desnudo y descalzo se lo llevaban preso, le ponían grilletes en las manos, lo dejaban moribundo en nombre del Halcón y el Pájaro Principesco.

Inquieto y asustado se despertó Dumuzi en mitad de la noche, le contó su sueño a Geshtinanna.

—¡El sueño no es favorable! —le dijo Geshtinanna al turbado Dumuzi—. ¡Marduk te acusará de haberme violado, enviará a emisarios malvados para que te arresten! ¡Ordenará que se te juzgue y se te deshonre, para desunir la relación con una enlilita!

Dumuzi gritó como una bestia herida:

—¡Traición! ¡Traición! —gritó.

A Utu, el hermano de Inanna, «¡Ayúdame!», envió palabra. Pronunció el nombre de su padre Enki como un talismán.

Dumuzi escapó a través del Desierto de Emush, el Desierto de las Serpientes, corrió para ocultarse de los malhechores hasta el lugar de las poderosas cataratas. Donde las abundantes aguas hacen lisa y resbaladiza las rocas, Dumuzi resbaló y cayó. La avalancha de agua destrozó entre la blanca espuma su cuerpo sin vida.




--------------------------------------------------------------------------------
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masalladenuestroorig.forosactivos.net
 
DUMUZI E INANNA
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LILITH - Diosa o Demonio?
» "La Diosa del vaso".

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: INNANA-
Cambiar a: