ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
¡Atención! Por favor, no leer los mensajes del foro si eres religios@, dogmátic@ o tienes tabúes, puede ser peligroso para tu salud psíquica.

Comparte | 
 

 1. Habla Inanna

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 2718
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: 1. Habla Inanna   Mar 12 Mayo 2009 - 13:31

De: XOLMETH (Mensaje original) Enviado: 11/10/2004 9:43


(XENTOR)


--------------------------------------------------------------------------------



HABLA INANNA



«Yo, Inanna, soy tan amada. De muchas maneras, soy el amor perse».





--------------------------------------------------------------------------------



Nosotros como pleyadianos siempre hemos sabido que el amor es la esencia de la creación. Todo lo que hemos sido siempre es amor; amor a la aventura, amor al poder y amor a la diversión.

Esta es la historia de mi familia, la familia de Anu, quien llegó a su planeta desde las Pléyades hace más de 500.000 años terrestres. Y, como verán, nuestra historia es también su historia, porque en nuestros laboratorios, mi familia creó su especie tal como existe ahora. Nunca fuimos realmente superiores a ustedes, simplemente mucho más experimentados. Mi familia había estado divirtiéndose en el universo mucho tiempo antes de que llegáramos a la Tierra.

Ustedes fueron nuestro experimento genético en la periferia de esta galaxia.

Regresemos al comienzo. El tiempo es el campo de juego de los dioses y, ¿cuál tiempo usaremos? ¿El suyo o el nuestro? En realidad el tiempo no existe, pero es útil porque si uno no marca límites, todo se fusiona. El pensamiento es proyectado hacia el espacio a través de las frecuencias infinitas de tiempo que son vari

Como creamos la raza humana en su forma actual sin activar del todo su ADN, nunca se nos ocurrió que podrían ser algo más que nuestros juguetes, o que podrían ejecutar tareas más complicadas que cocinar, limpiar o extraer oro. Teníamos a la Tierra por una operación minera remota. Empezamos a enseñarles a nuestros humanos y los llamamos Lulus. Como disfrutábamos tanto del juego con los Lulus, nos apegamos mucho a ellos y empezamos a cruzarnos con ellos. Nos enamoramos de nuestra propia creación.

Mas no podíamos dejar de pelear entre nosotros mismos. Los Lulus nos adoraban como a dioses, una práctica que fomentábamos, y los enviábamos a la batalla a luchar y morir por nosotros como peones en una partida de ajedrez. Ellos estaban más que dispuestos a enfrentarse a la muerte sólo para complacernos, y los veíamos como una fuente renovable, pues siempre podíamos crear más.

Luego cometimos el error de usar la Gran Arma Radioactiva, la Gandiva. Como resultado, ondas de radiación letal fluyeron hacia el sistema solar, hacia la galaxia, lo que llamó la atención del Consejo de la Federación Intergaláctica. Cuando se dieron cuenta de nuestro comportamiento imprudente, interfirieron. Ellos dirían «intervenir».

Mi familia había estado tan ocupada luchando, compitiendo y jugando que se olvidó por completo del latoso Consejo. Después de todo, la Tierra era nuestra.

Los miembros del Consejo argumentaron que la Tierra había sido colonizada antes de que llegáramos nosotros, y que habíamos infringido la Ley del Primer Creador al poner en peligro otros mundos con nuestras maravillosas armas. También nos acusaron de alterar las capacidades genéticas de la especie humana, despojándolos así de la habilidad para evolucionar. Nos acusaron de violar la Ley de No Interferencia. Enredados en medio de nuestros propios problemas, nos pareció que esto no era asunto de ellos. Nuestra familia, la familia de Anu, estaba en guerra, hermano contra hermano.

A nosotros, el Consejo de la Federación Intergaláctica nos

Al principio el aburrimiento nos confundió, pues no lo habíamos experimentado antes, y no nos gustó. Nos tornamos irascibles, casi humanos, lo que verdaderamente no nos gustaba.

Eternamente habíamos estado expandiéndonos y explorando el universo, creando con facilidad, divirtiéndonos. Nuestras vidas habían sido emocionantes con el poder infinito que teníamos disponible, y luego nos sobrevino un estado de anquilosamiento que nos dejó perplejos. Habíamos dejado de evolucionar. Erigida para enseñarnos por medio de la experiencia lo que les habíamos hecho a los Lulus en la Tierra,

No podíamos creer que realmente habíamos cesado de evolucionar. Con renuencia, nos dirigimos al Consejo para hacer preguntas diseñadas para hacernos parecer sabios, para disimular el hecho de que no sabíamos qué nos estaba sucediendo. Ellos lo sabían.

Quizás son más avanzados que nosotros, pero no nos sentimos a gusto con una idea tan deprimente.

ables. Existe una multitud de frecuencias de tiempo, y el tiempo terrestre es muy diferente al tiempo que nosotros vivimos. Desde la perspectiva humana, pareciera que nosotros viviéramos para siempre, lo que nos facilita mucho el poder recrearnos con los habitantes de la Tierra.importaba un bledo, hasta que nos vimos rodeados de la Pared. No era una pared real, como una de ladrillo; ésta era una pared de frecuencia invisible y, por consiguiente, para nosotros todo empezó a cambiar. La magia desapareció por completo de nuestras vidas; ya no había chispa, no había acción. La vida se volvió demasiado sólida y densa, dejó de circular. La Diosa de la Sabiduría estaba a punto de enseñarnos algo que habíamos olvidado, o que quizás ni siquiera habíamos empezado a aprender todavía.la Pared era la disciplina que nuestras propias acciones habían magnetizado hacia nuestra existencia.
¡Cuidadosamente el Consejo nos explicó que tendríamos que otorgarles a los terrícolas los mismos poderes que nosotros poseemos!

Nos informaron que éramos responsables de lo que habíamos cimentado, ¡Qué tontería! Nosotros no podíamos aceptarlo. ¿Pueden imaginar qué fastidio sería si sus animales domésticos fueran iguales a ustedes? Podrían empezar a hablar e incluso decirles lo que les gustaría cenar. ¿Dónde terminaría, con una cena de cuatro platos y trufas de chocolate como postre?

Muy molestos volamos a casa y, por su puesto, como era

Intentamos disolver

nuestra costumbre, reñimos entre nosotros mismos. Algunos se imaginaron que la Federación estaba conspirando con nuestros enemigos; otros pensaron que el Consejo obviamente se quería quedar con la Tierra. Los sirianos eran más antiguos en el Consejo que nosotros los pleyadianos o, ¿lo eran los arcturianos? Algunos de nosotros creímos que era algo personal y empezamos a culparnos los unos a los otros. Somos una familia fracturada en verdad.la Pared por medio de un sacrificio ritual colosal, bello y realmente espeluznante a gusto de los que se consideran entendidos en estos asuntos. Pero nada sucedió; nada cambió, la Pared todavía estaba allí y nos volvimos aún más aburridos, estancados y desorientados. El desespero, anteriormente desconocido para nosotros, clavó sus garras dentro de nuestras mismísimas almas, nuestras almas reptiles, para ser exactos.
Entonces yo, Inanna, Reina de los Cielos —me encanta ese título—, regreso para hablar. Regreso a ustedes, mis terrícolas, mis Lulus. Regreso para prepararlos para el cambio venidero en su ADN, para la transformación completa de su planeta Tierra y de sus hermosos cuerpos. Y, naturalmente, ¡espero liberarme a mí misma en el proceso! Supongo que si una madre no nutre a sus hijos debidamente, esto la persigue hasta que encuentra la manera de equilibrar la balanza. Parece que yo también debo equilibrar lo que he creado, y de cierto modo ser como una madre para ustedes.

Lo que me recuerda mi maravillosa niñez en nuestro planeta hogar, Nibiru, y todos aquellos que fueron como madres para mí.






--------------------------------------------------------------------------------
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://masalladenuestroorig.forosactivos.net
 
1. Habla Inanna
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Obra de Teatro- Dibujo que habla
» El astronauta GORDON COOPER HABLA de los extraterrestres y ovnis
» En que partes de la Biblia se habla del Anticristo?
» Salfate habla de los años perdidos de Jesús
» Cacique Guaicaipuro, habla o no?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: INNANA-
Cambiar a: